domingo, 2 de diciembre de 2012

MAL TRATO SANITARIO


Quizás algunos aún recuerden una entrada de hace algunos meses, en que hacíamos referencia al maltrato sanitario al que nos vemos sometidos muchos de los usuarios de nuestra sanidad pública  Mal trato en la sanidad pública.

En aquella entrada, se reflejó la queja que emitió al departamento correspondiente sobre el trato recibido y por fin, al cabo de unos meses, obtuvo la respuesta. Una triste y deprimente respuesta que nos llevan a claraas conclusiones:

                                                   Se protejen entre ellos.

Ya desde el principio tuvo que padecer la falta de atención apropiada en su primera visita a urgencias De visita a urgencias y desde entonces, fue un despropósito tras otro hasta que se le realizó la operación.

La carta recibica decíamos, indigna más que tranquiliza y lo único que quedó bien claro es, que no vale la pena molestarse en denunciar (al menos por la vía que ellos te ofrecen...) porque no sirve absolutamente de nada.

La carta en cuestión dice que se ponen en contacto para dar respuesta a la reclamación que presentó el 3 de Julio de este mismo año 2012 (cinco meses para obtener esta triste respuesta...) donde exponía una queja sobre la atención recibida por la Dra. Pont.

Este es el único dato que se logró, saber que la persona que la maltrató de tal manera, tenía el apellido PONT, que reproducimos por si puede ser de alguna utilidad para alguien que tenga la desgracia de toparse con ella en el ambulatorio de Igualada ubicada en el paseo igualadí de Mn. J. Verdaguer, 170.

Cuidado con ella porque es realmente lamentable y puede uno salir, con la autoestima por los suelos y por supuesto, sin resolver nada de lo que te llevó hasta allí.

La carta seguía diciendo: Una vez leída y valorada su reclamación y siguiendo el procedimiento pertinente, para así mejorar la atención que ofrecemos a nuestros usuarios, hemos realizado la consulta con el profesional afectado.
La Dra Pont explica una percepción diferente de los hechos, cosa que hace que al no estar presente en la consulta en el momento que usted expone, se nos hace difícil hacer una valoración objetiva de los mismos.

Y eso es todo lo que se consiguío puesto que lo poco que sigue, son disculpas y lamentos de que no se sintiera atendida conrrectamente.

Y con esto último dejan caer sutilmente que era una impresión suya y no una realidad inducida por la mencionada Dra. Pont.

                                                         ¡LAMENTABLE!

Hubiera sido deseable que se citara a la usuaria afectada para junto a la dra. Pont, ofrecer las dos versiones porque es evidente que esta, no iba a posicionarse en favor de la denunciante, tirándose piedras en su mismo tejado. Resultaba obvio que su versión sería favorable a su actuación pero a ellos ya les vale y de este modo siguen tapando el mal funcionamiento de nuestra sanidad y a las personas que nos maltratan de esa manera tan humillante.

Dicen que nuestra sanidad es la mejor del mundo y que deberíamos sentirnos orgullosos de ella. ¿Verdad Majestad...?

domingo, 4 de noviembre de 2012

ENFERMEDADES NO RECONOCIDAS


Recientemente decían en las noticias de TV3 que el suicidio era ya la primera causa de muerte en personas de mediana edad y la tercera en jóvenes de edades comprendidas entre los 18 a los 29 años.

Al escucharlo sentí un profundo escalofrío. Fabi tenía 28 años cuando decidió dejarnos para siempre porque no soportó más, tanta marginación y sufrimiento.

En dichas noticias sin embargo, citaban como única causa de estas muertes a la depresión y en ese punto sentí que la mente viajó más de tres años atrás, cuando nuestro hijo murió y pensé que cuantos de estos fríos datos correspondían a personas que no estaban deprimidas.

Sin duda, no interesa a las autoridades informar que muchas de estas muertes no fueron por depresión o en cualquier caso, omiten las causas de la misma, de lo contrario, tendrían que decir que muchas de esas personas deprimidas, lo estaban porque padecían enfermedades que las autoridades se niegan a reconocer.

Deberían reconocer que la marginación saniaria y social a las que se ven sometidos estos enfermos, los conduce a un lógico estado de depresión que puede llevarlos al suicidio como ha ocurrido ya en numerosas ocasiones y entre ellos, nuestro querido hijo Fabi.

Deberían reconocer que, de haber tomado medidas sanitarias y sobre todo, reconocer estas enfermedades, muchas de estas muertes no hubieran ocurrido.

Deberían reconocer tantas cosas...   ¿Verdad señores políticos...?

En cualquier caso, el suicidio en si,  independientemente de las causas que indujeron al mismo, deberá considerarse como un estrepitoso fracaso de nuestro sistema y quizás deberíamos intentar contemplarlo de un modo distinto a como se aborda ahora (mejor dicho se oculta...) y en cualquier caso, tratarlo con mayor respeto.
     
Cuando eres el protagonista de una tragedia como la nuestra, quedas estigmatizado para el resto de tu vida porque el suicidio es algo inadmisible para todo el mundo sin entrar en posibles consideraciones por el suicida aunque, queremos aclarar que nosotros no sentimos esa estigmatización como tal, puesto que contemplamos la muerte por suicidio como un modo más de morir y que se remonta a los mismos albores de la humanidad, independientemente de los contextos políticos y religiosos”.

Claro, si las personas que se ven atrapadas por la circunstancia que sea, recurren al suicidio, pueden aumentar más las cifras y esto, en una supuesta sociedad del bienestar tendría difícil explicación.


A pesar de ello, el suicidio siempre existió y probablemente se reaccionó de manera idéntica a la actual en términos generales, aunque ello nunca fue obstáculo para que las personas que tomaban esa drástica decisión, lo hicieran igualmente, en un último acto de libre voluntad.



No todos tienen la fuerza suficiente como para enfrentarse a la sociedad que juzga y condena al suicida y a la familia que queda desolada por tan trágico suceso y por esa razón, se procura ocultar en la medida de lo posible. Algo que en realidad, también hacen las autoridades de todos los países del mundo.

El suicidio para ellos, para las autoridades políticas y sanitarias, es un fracaso implícito de nuestro sistema y este puede quedar estigmatizado como ocurre con las familias que vivimos ese duro proceso. Porque pueden aparecer demasiados interrogantes de muy complicadas respuestas y más difíciles soluciones.

                                       ¿Será que falla algo en nuestro sistema...?

Mejor mirar para otro lado; mejor negar que sea una realidad que crece de manera imparable.

Mejor seguir mirando para otro lado como si nada ocurriera; como hace una buena parte de la sociedad, quizás contagiados por esa falsa sensación de bienestar; como si nuestro sistema funcionara perfectamente y no fuera preciso efectuar correcciones.

Mientras tanto, los suicidios seguirán aumentando...

Si nos escondemos de la enfermedad; del dolor y la muerte, cuando esta es por un suicidio, la reacción es aún más extrema. No sabemos que decir ni que hacer. Es un tema tabú.

Son pocos los que piensan en él como persona. Que razones pudieron conducirla a hacer algo así; en cual podía ser su situación.

Cuando se dirigen al suicida lo hacen con desprecio...

- ¡Que cobarde...!

Nadie entra a considerar que también puede haber algo de suicida en el que se pone frente a un toro o participa en carreras de altísimas velocidades; o que desarrolla cualquier actividad, profesional o no, de alto riesgo para sus vidas, sin motivos aparentes o por elevados sueldos.

Es algo aceptado e incluso alabado.

Pero si alguien decide terminar por causas que no sean las citadas, simplemente porque no puede más con su vida por las razones que sean (siempre dramáticas...), queda condenado para la eternidad.

Reconociendo pues que el suicidio existe desde que la humanidad comenzó a articular sus primeros movimientos, deberemos convenir que es absurdo que lo ocultemos sabiendo que son miles y miles las personas que lo hacen en todo el mundo.

El caso de nuestro hijo es uno más puesto que se están suicidando muchas personas que padecen FM, SFC y SQM como también denuncia   Clara Valverde "Pues tienes buena cara"
Numerosos suicidios por estas enfermedades y otros muchos más de los que no tenemos conocimiento porque es ocultado sistemáticamente.

Y si los analizamos uno por uno, veremos que todos están unidos por un mismo hilo: el dolor, la incomprensión médica y social y las constantes humillaciones que tienen que soportar estas personas que terminan conduciéndoles a la soledad.

Leyendo el libro de Clara Valverde había momentos que creíamos que era el que nosotros estábamos escribiendo pues las difíciles situaciones que tenía que superar en el día a día, eran calcadas a las que tuvo que sufrir Fabi y su denuncia estaba en general, dirigida a los mismos lugares que la nuestra: la sanidad pública, los políticos, la sociedad...

Lo que diferencia a Fabi de las demás tragedias es que él dejó una carta que resultó ser todo un legado para el mundo y que esta no deja indiferente a nadie y por ello son muchas las personas que están luchando contra estas injusticias.

Entre ellos nosotros, los padres de Fabi... una víctima más...

jueves, 1 de noviembre de 2012

RESPUESTA A UN COMENTARIO ABSURDO



Un comentario que consideramos doloroso, debe ser expuesto a la opinión de todos y por esa razón se expone como entrada.

Una vez más, tenemos que aceptar comentarios que no terminamos bien de entender cuales son las bases que los hacen opinar de este modo y tampoco las razones de decir tantas falsedades.


No es el primero que lo hace pero como en los anteriores, intentaremos contestar todos los puntos que afirma como si los conociera detalladamente para intentar hacer ver a esta persona, que está totalmente equivocado.

- En esta web solo se aceptan opiniones acorde con el titular de la pagina, toda opinión que vaya en contra de las ideas de este pobre hombre que perdió un hijo serán rechazadas...no se aceptan opiniones que reflejen la cruda realidad de unos padres que nunca supieron estar a la altura y que culpan a su entorno la desgracia que sufrieron en sus carnes con la muerte de su propio hijo.

En este blog se aceptan todas las opiniones siempre que no existan en los mismos, un lenguaje ofensivo o incoherente, sin ninguna lógica y con evidentes ganas de hacer daño como ya ha ocurrido en algún caso. De lo contrario, como ya hemos hecho en alguna ocasión, el comentario es publicado y contestado en general. No sabemos que bases utiliza para decir lo contrario pues como podrá comprobar, su comentario, aunque con poca lógica y emitiendo unas opiniones sin ninguna base y a pesar también de sus evidentes ganas de hacer daño, es publicado.

Somos demócratas convencidos y por ello, su matiz no tiene ningún sentido y está realizado gratuitamente.

No sabemos como puede usted decir que rechazamos los comentarios que van en contra de nuestras ideas pues es totalmente falso.

No sabemos como puede usted saber que como padres no supimos estar a la altura si no nos conoce. Nos gustaría saber en que basa sus argumentos.

No dice eso la carta de despedida de nuestro hijo respecto a nosotros, así como muchas personas de nuestro entorno o no, pero que nos conocen y quieren por lo que su absurdo comentario, puede usted creer que no nos afecta en absoluto.

¿Quizás nos conoce…? Sin duda la respuesta es NO pues si nos conociera, se ruborizaría por afirmar semejante estupidez pues nuestro hijo siempre fue y lo sigue siendo, lo que más queremos en el mundo y por el que siempre luchamos amorosamente y seguimos haciéndolo.

En cuanto al término con que se dirige usted hacia mi persona, llamándome “pobre hombre” tampoco se lo acepto… no aceptamos su cínica compasión porque además, tampoco es real.

No sabemos si una persona como usted, con unos índices de sensibilidad bajo mínimos estará capacitada para entender lo que le vamos a decir pero aun así lo vamos a intentar.

No me siento un pobre hombre a pesar de la terrible desgracia que estamos viviendo porque ese dolor que nos acompañará siempre, no hizo crecer como personas y tal cosa nos hacen ver con claridad, conductas cínicas e insolidarias como la suya entre otras muchas cosas que usted sin duda, no está capacitado para comprender por sus evidentes limitaciones de sensibilidad entre otras que no vamos a mencionar por respeto, aunque quizás no se lo merezca.

Tampoco el culpar es nuestra meta como usted quiere entender. Nuestro principal propósito es difundir lo que ocurrió a nuestro hijo y que sigue ocurriendo con otras personas, deje de producirse y por ello, denunciamos al colectivo político para que cambie de actitud y reconozca por fin, estas enfermedades.

También denunciamos al colectivo sanitario por las razones que todos los que están inmersos en esta lucha ya conocen y no es preciso repetir. Pero si usted no esta al corriente, encontrará mucha información en ese sentido para que antes de opinar sobre algo tan serio, esté mínimamente informado.

También procuramos llamar la atención al entorno de los enfermos para que entienda lo importante que apoyar a las personas que padecen alguna de estas enfermedades porque sin duda, ya reciben bastante incomprensión de los mencionados colectivos, y de personas como usted.

En definitiva, nuestro propósito esencial es intentar evitar que sigan produciéndose desgracias tan terribles como la de nuestro hijo.

¿Puede usted entenderlo…?

Continua diciendo el comentario...

PD. Como es de esperar este escrito no verá la luz...pero el titular lo leerá...y que sepa que existe gente que no están con ellos...con su equivocado punto de vista...no solo murió un hijo, también murieron ellos....¡¡¡sus padres!!!

 
Pues como puede usted ver, también aquí está totalmente equivocado pues su lamentable comentario, si vio la luz, aunque no sea merecedor de ello por la mezquindad y lo absurdo del mismo

En lo único que ha estado usted acertado en que leeré su comentario… ¡enhorabuena…!

En cuanto a que morimos también nosotros…

                                                             ¡¡¡Error…!!!

Pues créame…estamos vivos… muy vivos… aunque sea cierto que una parte de nuestro ser, se fue con él pero eso usted, no puede comprenderlo por su lamentable pobreza de espíritu y eso si que es triste… muy triste…

La ceguera y la maldad son muy lamentables.

Gracias si tuvo el coraje de leer esta respuesta a su comentario y ojalá le sirva para ver, cuan equivocado está usted yu que de este modo, salga de esa absoluta ceguera.

Nosotros a pesar de gente como usted, seguiremos firmes en nuestro propósito de difundir estas injusticias.

viernes, 28 de septiembre de 2012

APARECIÓ LA FIBROMIALGIA


Fabi era un chico muy sociable y de una personalidad muy alegre y entrañable, siempre dispuesto a ayudar a sus amigos desinteresadamente y por ello, rodeado de un amplio círculo de personas que lo querían.

Cuando todo era aún normal, el teléfono en ocasiones humeaba. Aún eran tiempos felices en los que nada hacía presagiar los negros nubarrones que terminarían ensombreciendo para siempre nuestras vidas.

En el inicio de su enfermedad, cuando sus manifestaciones eran aún algo tímidas y soportables, mantenía la comunicación con el exterior de un modo casi normal, aunque se excluía discretamente, de aquellos planes que podía considerar imprudentes para sus crecientes dolores de espalda.

Fabi se levantaba cada día de su vida creyendo que mañana iba a estar mejor, que la última terapia iba a ser la definitiva.

En la medida en que estos dolores invadían nuevas partes de su cuerpo, las salidas disminuyen, las llamadas telefónicas pierden aquella asiduidad hasta que deja de sonar el teléfono o cuando lo hace, se resiste a cogerlo y tan solo algunos continúan en su insistencia por verse con él aunque no terminen de comprender que es lo que le ocurre a su amigo.

La exigencia inconsciente del entorno, empeñado en tratarlo como si nada ocurriera se hacia cada vez mas insoportable para el y para nosotros. Es algo extraño y complicado de entender y de explicar. Posiblemente esté relacionado a que negando la enfermedad es igual a no tener nada estableciéndose a su alrededor, la conspiración del silencio.

¿Como explicar que se sentía como si una apisonadora le hubiera pasado por encima machacando su cuerpo...?

- ¿aun te duele la espalda?

¿Como explicar que no, que lo que comenzó siendo una supuesta contractura se había extendido por todo el cuerpo añadiéndose otros síntomas...?

¿Como explicar que tras dos años y medio de analíticas de todo tipo, radiografías, resonancias...y todas las pruebas habidas y por haber, ningún especialista había sido capaz de establecer un diagnostico...?

¿Como explicar que tenia una enfermedad invisible...?

- Pues tienes buena cara...

Sabemos con exactitud después de nuestra introducción en estas enfermedades y estar en contacto con un elevado número de personas, que la experiencia de Fabi con la FM en el campo social y familiar (y por supuesto en el político – sanitario...), se repite cada día, en sus vidas.

Como un calco. Sin importar en que parte del mundo está ocurriendo. Exactamente igual, día a día. Intentar transmitir las limitaciones a las que se ven sometidos y comprobar que rara vez son entendidos creídos o aceptados, termina generando un cansancio añadido. Aparece la desilusión por vivir y se pasa a una retirada social donde no tengan que convencer a nadie de que están realmente mal.

- ¿Fibroqué...?

- ¡ah fribromialgia de esa...!

- ¡Si eso solo lo tienen las mujeres!

Como si no hubiera hombres con cáncer de mama.

- Tienes que animarte...salir.

- O mejor no, porque si estas enfermo...

Comentarios de este tipo son los que terminan conduciendo al enfermo, como ocurrió con Fabi, a vivir sus dolores secretamente, a retirarse finalmente hacia una “soledad obligada.”

A partir de aquél instante comenzó su muerte psicológica viviendo su propio duelo: el de la vida en esas condiciones que lo incapacitaban cada vez más.
En su carta de despedida ya dice que no era el Fabi que un día fue sino un sucedáneo, que ya nada tenía que ver con el anterior. Aquél Fabi que podía hacer lo que quería y cuando le apetecía. Como cualquier chaval de su edad.

Salir, compartir, participar de la vida, realizar sus actividades cotidianas de forma autónoma, proyectar su futuro ilusionado confiando en sus propias fuerzas y capacidades; Poder seguir enamorado de la vida... de todo lo que le rodeaba...

- ¡Porqué Fabi amaba la vida y quería vivirla...!

Ahora, en el nuevo Fabi, solo quedaba el dolor que se multiplicaba en todo su cuerpo por su enfermedad y el de su alma por la falta de amor y comprensión que estaba recibiendo del mencionado círculo que hasta entonces tanto llenaba su vida

Solo le quedaban sus recuerdos... Y su soledad...

                                     Y algunas veces suelo recostar

                                     mi cabeza en el hombro de la luna

                                     y le hablo de esa amante inoportuna

                                      que se llama soledad.

                                                                          Joaquín sabina

Soledad forzosa porqué los comentarios se clavan en el corazón como agudas espinas; porqué siente la incredulidad de su entorno.

Forzosa porqué tenía una extraña enfermedad no reconocida oficialmente y de la que no se sabe casi nada: la enfermedad que hasta hace poco, se la conocía como la enfermedad de los vagos; la enfermedad invisible o reservada a mujeres en edades menopáusicas como afirmaban algunos especialistas.

La enfermedad del silencio.

¿Cómo poder explicarlo a la familia y a sus amigos...?

- ¡Pero tío...! ¿aún no estás bien...?

Las personas cuando estamos en un estado de vulnerabilidad necesitamos más que nunca ser escuchadas desde el corazón, sentir que los demás nos dedican su tiempo, sin pensar en lo que dejan de hacer para estar contigo.

Luego están a los que nunca les falta un consejo que tranquilice su conciencia, para que posteriormente, puedan decirse a si mismos: “yo ya se lo advertí” y de este modo no tienen que “seguir preocupándose” de lo que pueda ocurrir.

Dejan caer con la suficiencia de aquél que lo sabe casi todo, que lo suyo es psicológico o estupideces semejantes sin ninguna base ni fundamento porqué ni tan siquiera dedicaron un minuto de su vida en saber exactamente las verdaderas causas.

Sin duda lo que le decía era cierto en términos generales pero en este caso estaban totalmente fuera de contexto Tras comentarios de este tipo el mensaje subliminal es: “si a mi me pasara algo así lo tendría todo bajo control.”

- Tienes que animarte Fabi... tienes que salir, marcharte de fiesta...

Pero claro, los mismos que lo intentaban animar a salir eran los primeros que si lo veían por la calle decían:

- ¿Pero no estaba enfermo...?

- ¡ah... pues yo lo vi en un concierto...!

- ¡pues no estará tan mal cuando sale...!

No eran conscientes del tremendo esfuerzo que tenía que hacer para ello. Así es. Así somos.

Por otra parte, aunque pueda parecer contradictorio para algunos, también tenemos que estarles agradecidos ya que, en el escenario de la vida, tanto el intérprete como el espectador son necesarios para nuestro desarrollo, aportándonos auténticas lecciones de vida con respecto a los mecanismos humanos de autoprotección y supervivencia. Por parte de ellos dando la espalda al dolor y por la nuestra al comprender las razones que los incita a actuar así.

Aunque sea una realidad que duela...

miércoles, 12 de septiembre de 2012

LUCHADORAS CONTRA LA MARGINACIÓN


Cuando aún existía el propósito de publicar el libro "Morir de Fibromialgia", quisimos incluir testimonios de personas que sufrían la misma marginación que sufrió Fabi.

Pensamos que, aunque el libro no salga finalmente a la luz, si es interesante hacer públicos algunas partes del mismo como el presente de Chari Romero que lucha incansablemente desde Fibroamigosunidos  desde hace años.

Son numerosos los que sufren el mismo calvario de confusión, incomprensión, engaños, humillaciones, mala fe, ignorancia, marginación médica...

Numerosos testimonios de enfermos llegan a nuestro correo. Todos se ofrecen abierta y sinceramente porque son gentes luchadoras y cansadas de tantas marginaciones; de continuas humillaciones de la sanidad pública y de las autoridades políticas que en definitiva, son quienes dicen a los primeros lo que tienen que hacer y decir.

Por esa razón no solo no les importa dar sus nombres y apellidos: quieren que sea así porque están al límite de su resistencia. Porque ya no soportan más que se les trate de embusteros, de vagos y depresivos, negando sistemáticamente, evidentes informes médicos que estos presentan .

Con Chari Romero, administradora de Fibroamigosunidos, mostramos un ejemplo:

“Comencé cuando era pequeña con los dolores típicos de crecimiento, y recuerdo que en mi casa me decían que yo era la princesa del guisante, pues todo me molestaba y me hacía daño...

Creció, se casó y fue madre pero no por ello los intensos dolores la abandonaron.

“...Dolor en los dos brazos, que me impedía hacer muchas cosas pero que aún así aguantaba y las hacía medio llorando pues pensaba que era “normal” por estar con los pequeños en brazos y pasarme las noches meciendo cunas para que se durmieran, me dieron analgésicos y al final una vecina me dijo que eso era reuma, también me dolía mucho la cabeza por aquella época”.


Una prueba que estas personas son activas y voluntariosas lo demuestra Chari que a pesar de tener ya tres hijos, decide estudiar algo que le apasiona a pesar de los inconvenientes y sus constantes dolores. Acabó sus estudios y logró comenzar a trabajar como enfermera intentando convivir con su enfermedad que se intensificaba progresivamente. Chari está profundamente agradecida a su familia que la apoyó en todo momento y gracias a ellos pudo continuar adelante.

Trabajé muchos años en el Laboratorio del hospital y muchas veces me quedaba "enganchada” al realizar las extracciones de sangre, iba a la planta de trauma y allí alguna compañera me ponía voltarén en la espalda, me tomaba ibuprofeno y volvía al trabajo...

Hasta que llegó el día en que sus dolores no la dejaron continuar y comenzó su verdadero calvario. No podía levantar el brazo y las bajas laborales comenzaron a ser frecuentes. Recuperación, infiltraciones e infinidad de pruebas que no servían para nada en las distintas especialidades: neurólogo, otorrino, digestivo, oftalmólogo, reumatólogo, traumatólogo... ninguno se creía sus síntomas tal y como posteriormente comprobaba en el informe a los que tenía acceso por trabajar en el mismo hospital.

“Diez años de especialista en especialista y como la mayoría de las veces iba con el uniforme de enfermera pues estaba trabajando, me miraban y pensaban que no podía tener nada ya que nos veíamos casi a diario por el hospital y ésta enfermedad no deja huella. Al final el año pasado me comentó mi médico de cabecera que quizás podría tener fibromialgia, así que me compré un libro y conforme iba leyendo los síntomas parecía que hablaran de mí...

A partir de ese instante, comenzó la lucha de Chari contra la sanidad pública puesto que su trabajo de gran responsabilidad, no podía realizarlo correctamente debido a sus alteraciones cognitivas

“Me recibió la misma inspectora que en Enero me mandó a salud mental y en Julio me dijo que si me creía que me iba a pasar todo el tiempo de baja. Me comentó que aún era muy joven y que me quedaba mucha vida laboral por delante y ante mis respuestas de que me dolía todo el cuerpo y notaba un cansancio extremo y sobre todo, mi grave problema de la confusión mental en relación a un error que tuve en la medicación y ella me contestó: ¿el nene esta bien verdad...? Pues entonces no pasa nada...”

Esto es lo alarmante de este asunto, además por supuesto de los dolores reales y todas las alteraciones citadas que acosaban a Chari.

Hoy día, ya tiene la incapacidad laboral pero no fue sin un largo proceso de bajas, de enfrentamientos, de comparecencias ante tribunales médicos, de amenazas, denuncias, injusticias, humillaciones y lo que es más grave, ignorancia unida a una pronunciada mala intención que defendían unos mezquinos intereses económicos.

Y lo peor de todo es que esa sentencia no es definitiva al parecer y ahora sanidad, después de recurrir, la obliga a trabajar de nuevo.

Peor es aún pensar que miles y miles de personas como Chari viven la misma experiencia una y otra vez.

Horroriza pensar en lo que puede ocurrir con esta falta de responsabilidad en nuestra sanidad pública y nos preguntamos como es posible que esto sea una realidad y que no se le diera la baja inmediata ante la posibilidad de errores de graves consecuencias como el que estuvo a punto de suceder.

Nuestro agradecimiento a Chari Romero por seguir luchando para que sucesos como este, dejen de producirse. 

sábado, 8 de septiembre de 2012

UN LARGO CAMINO DE INCOMPRENSIÓN- 6 - LA FM. MATA

El último médico (naturópata) que se cruzó en nuestro camino en una reciente conferencia sobre SFC y FM y en la cual Susana, una mujer sensible y luchadora, presentaba un libro que trataba de su experiencia personal sobre estas enfermedades: Historia de un hormiguero.

Fue circunstancialmente y a los pocos meses de morir Fabi, que conocimos a  Susana Carpi, una mujer sensible y luchadora aquejada desde hace años por esta enfermedad. Después de ponerla al corriente de lo sucedido y de nuestro compromiso con esta causa, nos invitó muy amablemente a que expusiéramos nuestra denuncia en la presentación de su libro.

Esta presentación iba acompañada de un medico naturópata el cual supo de nuestra asistencia unas horas antes.

No sabemos que pensaba decir sobre estas enfermedades ni que debió pensar cuando visionó el video pero sin duda, alteró su propósito inicial y cambió sus planes. Estuvo casi dos largas horas hablando de la naturopatía y de las diferencias de esta medicina con la alopática sin mencionar en ningún momento, la palabra FM, SFC, o SQM.

No entendíamos nada e incluso estuvimos a punto de marcharnos en algún momento, pero no solo nosotros ya mucha gente empezaba a bostezar retirándose discretamente. Tuvimos que armarnos de una paciencia estoica y aguantamos hasta el final la exhibición dialéctica de su brillante medicina.

Por fin concluyó y cedió la palabra a su paciente eterna y a la presentación de su libro, donde pudo continuar aún sus dotes dialécticas, leyendo un largísimo y aburrido prólogo, escrito por él mismo.
Susana fue más sencilla en la exposición de su lucha y padecimientos, palabras llenas de calidez y amor al mencionar su experiencia personal; y como todo esto acabó, en el libro que ahora presentaba.

Pobrecita mía si se descuida no la deja hablar.

Cuando llegó mi tiempo, intenté exponer en un lenguaje claro y sencillo las razones por las que nos encontrábamos allí. Antes de comenzar sin embargo, expresé mi incomodidad al naturópata pues no entendíamos que en dos largas horas no se hubieran mencionado en ningún momento estas enfermedades cuando la información de que disponíamos indicaba que se tratarían estos temas puesto que nos invitaron a la presentación de un libro sobre fibromialgia no de naturopatía.

El, se inclinó ligeramente aproximándose a mi oído para decirme:

- Pues si... hasta hace unas horas así estaba previsto...

Claro. Hasta antes de ver el video estaba previsto hablar de FM pero después, supongo que se quedaría sin argumentos y debió optar por omitir el tema, considerando que no era el momento más propicio interviniendo nosotros en esta conferencia y con evidentes afanes de denuncia.

¿Qué pensaría decir de la Fibromialgia...?

Con nuestro testimonio intentamos alertar de un modo especial, al entorno de los que padecen estas enfermedades, para que se esfuercen en comprenderlos y apoyarlos incondicionalmente.

Decirles que aunque la fibromialgia no sea una enfermedad mortal, nuestra experiencia personal, así como la de otras muchas personas que no soportaron más tanto dolor e incomprensión y decidieron acabar con su vida, parecen demostrar todo lo contrario.

Estas experiencias nos indican con claridad que LA FIBROMIALGIA SI QUE MATA...

La sala estaba repleta y el mensaje entendemos, que llegó donde debía llegar e incluso recordamos ver algunas lágrimas deslizarse por rostros sin nombre para nosotros, pero llenos de emoción por lo que acababan de escuchar.

Cabe decir que por la manera en que derivo la charla, este medico tuvo la suficiente dignidad, como para pronunciar estas palabras:

“...es una carta de una gran lucidez y para nada fruto de una depresión... al leerla, como médico se me caía la cara de vergüenza...”

jueves, 23 de agosto de 2012

UN LARGO CAMINO DE INCOMPRENSIÓN - 5 - DESESPERANZA



El tortuoso caminar de Fabi descrito en entradas anteriores.  -  -  - y   continuó hasta el final.

Hasta dos días antes de morir nuestro hijo, nos intentaron engañar con otro “tratamiento milagroso”.

Un familiar se puso en contacto con nosotros para comunicarnos que había conocido a ¡¡¡un conductor de autobuses!!! (Con todos nuestros respetos hacia ese colectivo...), que casualmente su mujer estaba también afectada de fibromialgia y que gracias a un innovador tratamiento, le había cambiado la vida... que había vuelto a nacer...

Este familiar nos facilitó su número de teléfono para que nos pusiéramos en contacto con ella.

Fabi no mostró ningún interés por este asunto, siendo la primera vez que esto ocurría, cuando siempre estuvo receptivo y buscando una terapia que pudiera solucionar su dolencia.

En este caso no fue así porque su decisión ya estaba tomada y sus esperanzas agotadas después de un largo peregrinaje de engaños.

Pero Cristina como madre, no se daba por vencida y por esa razón fue ella quien llamó a esta señora de la curación milagrosa.

Al escuchar su voz le sonó a vendedora con un curso de marketing que a su vez imparten los propios consumidores en sus ratos libres Su tono acelerado y el afán por vender ante todo. Ocasionó que Cristina se pusiera en guardia.

La verdad es que aquella conversación no podía empezar peor. Esto ya no era un engaño más y superaba el colmo de la desfachatez y la desvergüenza, por no mencionar una dudosa moral.

Podría haber colgado de inmediato y sin embargo no lo hizo, para comprobar hasta que punto llegaba su falta de escrúpulos generando falsas expectativas de curación.

Cuando se enteró que se trataba de unos batidos ricos en proteínas, su escepticismo fue en aumento hasta el punto de adoptar un matiz irónico que percibió la vendedora y por ello, a partir de ese instante su afán fue que nuestro hijo se pusiera en contacto con ella.

Cuando Cristina le dijo la edad que tenia Fabi se creo un silencio, probablemente porque rompió los esquemas que aprendieron en ese curso. Sin duda, los datos de los que disponían eran que la fibromialgia es una enfermedad propia de mujeres en edad menopáusica.

Como no supo que decir intento manipular sus sentimientos

- Pobrecito tan joven y con fibromialgia...

Esto nos recuerda al supuesto Salomón Jakcubowicz  al cual ya dedicamos una entrada en nuestro blog tiempo atrás  http://morirdefibromialgia.blogspot.com.es/2011/04/médicos-de-baja-moral.html citando la desverguenza de su publicidad que afirmaba curar la fibromalgia de un día para otro, además de utilizar la imagen de nuestro hijo para vender sus batidos.

Indigna la acción de estas personas pero mucho más aún, que conocidas marcas como estas, colaboren con estos individuos e incluso, los formen como vendedores del engaño, sin valorar las consecuencias de ese vergonzoso fraude.

Sus palabras sonaban a discurso preparado y por ello no era para nada convincente. Pero cuando le dijo a Cristina que el producto que ofrecía era de herbalife, ya terminó de estar convencida de que aquello era un engaño más y para dejar la conversación telefónica, le dijo que nuestro hijo se pondría en contacto con ella.

Por supuesto no fue así y aunque Fabi, como desgraciadamente después supimos, ya tenía tomada su decisión, no dejó de indignarse al escuchar un nuevo intento de engaño en su ya dilatado camino.

Esto fue un miércoles. Al día siguiente ella debió esperar su llamada y como no se produjo, el viernes, cuando hacía tan solo unas horas que Fabi había muerto, llamó su marido, “el conductor de autobuses”, suponemos, que para dar mayor veracidad a los “propósitos curativos” que le permitieran ganarse un sobresueldo en sus ratos libres.

Cuando le dieron la trágica noticia, se quedó consternado, según nos comentó una hermana de Cristina, puesto que fue ella quien lo atendió ya que nosotros, en aquellos momentos, no podíamos ni respirar y mucho menos atender el teléfono que no cesaba de sonar.

¿Qué pensaría decirnos...?

¿Cuáles serían sus artimañas para vender sus milagrosos batidos...?

¿Qué su mujer estaba mejor que nunca...?

¿Qué había vuelto a nacer porque ella decía que incluso había cambiado su fecha de nacimiento...?

¿Qué sus batidos de proteínas curaban de un día para otro la fibromialgia...?

Es sorprendente hasta donde es capaz de llegar el ser humano para obtener beneficios, aunque sea a cambio de pasar por encima de los valores morales más elementales.

¿Son capaces de vender su alma a cambio de dinero...?

miércoles, 15 de agosto de 2012

UN LARGO CAMINO DE INCOMPRENSIÓN - 4 - DR. ESCUDERO


En su camino Fabi se encontró todo tipo de facultativos y terapeutas que de un modo u otro, le decían que lo curarían.

Por citar un solo ejemplo de los muchos que tuvo que vivir, tenemos al doctor Escudero cuya medicina se conoce como “Noesiterapia”.

Ha pasado ya bastante tiempo desde aquella visita de nuestro hijo a la consulta del Dr. Escudero y llega el momento de hablar de este eminente facultativo y de cual fue la experiencia de Fabi con este personaje.

Es el momento de explicar en el estado anímico que quedó Fabi después de su consulta fraudulenta y prepotente.

¿Practicar cirugía sin anestesia y sin que el paciente note en absoluto ningún dolor...?

No vamos a poner en duda esta técnica mental que utiliza este facultativo de la que al parecer existen incluso pruebas contundentes. 

Dicho esto, puede parecer que estemos mencionando a una especie de curandero cuando nada más lejos de la realidad y curiosamente, dos días justos después de estar nuestro hijo en su consulta, lo vimos en TV. en una entrevista que profundizaba sobre la medicina que practicaba.

Brillante cirujano con numerosos reconocimientos y que aparece en revistas de medicinas alternativas como algo excepcional y puede que lo sea en cuanto a la cirugía que practica en la que existen grandes logros sin duda alguna.

   Entonces... ¿Cual es el motivo de nuestra queja de este brillante doctor...?

   Generar falsas esperanzas (o cuanto menos inciertas...) a personas enfermas.

Debe ocurrir que con la fibromialgia debió ver un filón por lo desatendidos que están, y se le ocurrió decir que podía curarla.


Cuando Fabi pidió hora a su consulta su primera exigencia era que tenía que comprar un libro escrito por él, además de un CD en el que una parte era una relajación con su voz y la otra, unas grabaciones musicales de relajación.

Todo eso ya le costó 30 euros y a esto había que añadirle otros 300 que costaba una única visita. Si, una sola... con ello era suficiente para este prodigio de la medicina y además en unos breves quince minutos.

El mencionado libro hace referencia al amor de Dios y de Jesucristo pero que yo sepa, este nunca cobró lo que este individuo ni tenía una espléndida mansión con jardín ni fue prepotente ni otras muchas cosas más reprochables que ostentaba este brillante doctor.
En su libro, aseguraba que tener fe era de vital importancia para lograr la curación y eso provocó dudas a Fabi el cual le preguntó sobre ese tema y este le contestó que aunque no la tuviera daba igual y que igualmente sanaría si hacía todo lo que le había indicado para lograr un control absoluto a través de algo así como órdenes mentales de su cerebro.

Cuando nuestro hijo comenzó a llamarle para decirle que los dolores no remitían, este le censuraba, entre otras cosas, su falta de fe en ello porqué claro, no podía ser de otra manera de lo contrario, tendría que reconocer que no era capaz de curar la fibromialgia y eso no podía ser, porqué él lo curaba todo y nada podía resistírsele a un superhombre con numerosos galardones y reconocimientos internacionales.

¡Cuantas contradicciones...!

El caso es que a Fabi le duró poco su entusiasmo o más bien, la sugestión mental en la que este le introdujo a los pocos días, los dolores fueron ganando terreno de nuevo hasta dominarlo por completo.

¿Pero, realmente le habían remitido los dolores...?

Todos los que padecen esta enfermedad saben de las oscilaciones que puede tener y ahora pareces estar bien y a los diez minutos caes en picado; hoy hace un día espléndido y no te duele nada (o al menos los dolores son más suaves...) y mañana con la entrada de una borrasca, la humedad te incrusta en la cama con tremendos dolores incapacitantes.

Cuando compruebas que en su libro habla de muchas enfermedades y que tan solo dedica un par de líneas a la fibromialgia te hace no ya dudar, lo cual implicaría alguna posibilidad de que tuviera algún conocimiento sobre la misma.

Cuando conoces a otra persona también con FM y que acudió a su consulta y tampoco obtuvo ningún resultado positivo, te das cuenta que Fabi no era el único que quedó sumido en la desesperanza después de someterse a su "tratamiento".

No existían dudas en esta reflexión. Este hombre no tenía ni la más remota idea de lo que era esta enfermedad.

Fabián a pesar de sus dudas crecientes sobre este individuo, siguió fielmente todos los pasos indicados por este facultativo y realizaba a diario cuentos ejercicios le indicó y escuchaba previamente los CD. de relajación y de cuantas explicaciones facilitaba sobre elementos importantes que debía acompañar con los mismos pero no conseguía en absoluto dominar sus dolencias.

  - “mi cuerpo se encuentra en perfecto estado de salud...”



Es vergonzoso que las autoridades permitan que individuos como estos se enriquezcan a base de engañar a personas enfermas y se anuncien en sus Web tan tranquilamente sin que absolutamente nadie les moleste.

Este fue un engaño más entre muchos...

Dr. Escudero, le agradeceremos que no haga creer a estas personas que usted puede curarlas porque no es cierto y esa ilusión que genera, crea una enorme frustración a estas personas.

Hasta el día de hoy, nadie puede curar estas enfermedades y mucho menos, en una visita de quince minutos.

Dedíquese a operar sin anestesia y deje a los enfermos de FM en paz. Deje de engañarlos, aunque para ello, deje de ingresar más beneficios en su cuenta corriente.

Se lo agradeceremos profundamente.

jueves, 9 de agosto de 2012

LA BANCA, LOS ACTUALES USUREROS



Recuerdo cuando era niño, que mi padre siempre me dijo que desconfiara de las manos blandas y aquello que debido a mi corta edad no entendí nunca, al hacerme mayor y sin estar él ya a mi lado desde hacía años, comencé a entenderlo cuando pisé por primera vez una sucursal bancaria.

Aquellas eran las “manos blandas” de las que me hablaba mi padre y en las que no tenía que confiar nunca y en su mayoría, parecían estar reunidas en un mismo lugar:

                                                                                        LA BANCA.

Lugares donde lo que prevalece es el dinero y parecen no importar los medios (aunque digan todo lo contrario…), para lograr sus ansias sin límites de beneficios.

No importa si para ello tiene que engañar a pobres pensionistas o conceder créditos en condiciones abusivas. La cuestión es enriquecerse y tener nuestro dinero para invertir en otros proyectos que aumenten sus fortunas y si se equivocan y entran en quiebra, no importa puesto que el estado inyectará dinero público (nuestro dinero una vez más…), para estabilizarlo de nuevo y si alguno de sus ejecutivos es el responsable de esa situación crítica, se marcha de la entidad sin responsabilidad alguna y eso si, con una indemnización millonaria que indigna a la mayoría de la sociedad.




-Como premio a lo mal que lo hiciste, toma unos cuantos millones de euros...





Indemnizaciones y jubilaciones millonarias que nos dejan estupefactos por la desfachatez desvergonzada de estos usureros, con sus aliados políticos que sin duda, no son mancos en este asunto.

En una amorosa complicidad que dan nauseas.

Sinceramente, no se diferencian mucho los actuales banqueros a los antiguos usureros y en todo caso la diferencia más significativa es que cuando estos últimos se equivocaban en sus negocios, no tenían el recurso del dinero público y ahora, es evidente que si lo tienen.

Quizás llegó el momento de que paguen por todo lo que hacen, en lugar de premiarles como están haciendo pero para ello, es evidente que tendrían que marcharse a otro planeta nuestros políticos de tan baja categoría y entraran otros nuevos, sobre todo que sean personas íntegras y no de la poca calidad humana (y también política por supuesto…), que tenemos ahora.

Aquí tenemos pues, los absolutos responsables de la grave crisis que estamos viviendo y sin embargo, quien lo paga es el pueblo mientras ellos, siguen con sus privielegios innumerables aunque eso si:

Parece que se bajan el 7% de sus sueldos y eliminan algunas pagas vitalicias...

Que buenos que son y cuanto tardaron en hacer lo que clamaba al cielo por la desverguenza del asunto. No ocurre igual que con sus colegas franceses que nada más ganar las elecciones, aununciaron una bajada de sus sueldos del 30%, aún no estando su país en la situación del nuestro, ni mucho menos.

¡Deberían tomar ejemplo señores...!

Aquí un triste 7% y no dijeron nada de sus infinitos privilegios ni pagas compensatorias.

Banqueros y políticos o si lo prefieren, políticos y banqueros, son los responsables de esta profunda crisis que estamos viviendo y como consecuencia también, como no, de los recortes sanitarios entre otros. Recortes que afectan de un modo especial, a las personas que padecen enfermedades no reconocidas como la Fibromialgia, la Sensibilidad Química múltiple o la Fatiga crónica por citar solo algunas.

No hay dinero para "estas cosas" porque casi todo se lo quedan ellos.

miércoles, 1 de agosto de 2012

UN LARGO CAMINO DE INCOMPRENSIÓN - 3 - EL ENGAÑO


Anta la falta de respuestas efectivas o cuanto menos, razoznables (ya explicadas en Un largo camino - 1 - Incomprensión médica  y Un largo camino - 2 - La incompetencia médica, Fabi decidió buscar en la medicina privada.

No queremos decir el dinero que Fabi se gasto en tres años y medio que duró su enfermedad, porque seguramente nos tratarían de fantasmas.

Baste decir que nuestro hijo era una persona cuidadosa con su dinero y que se quedó sin nada.

Como podía Fabi explicar a las personas que le rodeaban lo que le estaba ocurriendo si ni el mismo lo sabía y ningún médico era capaz de explicarlo.

Su apariencia era de lo más normal y parecía razonable que todos se extrañaran y dudaran de su dolencia y esto nos recuerda el libro de Clara Valverde "Pues tienes buena cara" cuyo título, ya refleja la dureza del camino de estas personas que parece que tengan que justificarse continuamente como si fueran ellos, los que decidieron estar enfermos.

Cuando le diagnosticaron fibromialgia por primera vez, fue increíblemente un facultativo responsable que supo relacionar todos esos síntomas, los cuales partían de un mismo proceso. A partir de ese momento comprendimos que la fibromialgia ya apuntaba en su infancia y que siempre había convivido con nosotros aunque los síntomas fueran manifestándose aisladamente, tales como alergias, dermatitis, sinusitis, dolores en las rodillas que siempre fueron justificados por su crecimiento...dolores de cabeza que fueron justificados por la sinusitis.

Es muy común escuchar decir a estos enfermos que desde pequeños ya apuntaba la enfermedad y que esta aún es menos creíble, porque ya de pequeños les decían quejicas.

¿Nos preguntamos que utilidad tiene el historial que nos hacen cuando vamos a una consulta...?

¿Será para hacerse los interesantes... o quizás para justificar que la primera visita es más cara que las posteriores...?

Por otra parte, nuestra medicina no tenía respuestas para explicar lo que le ocurría a nuestro hijo, limitándose a intentar suprimir los distintos síntomas, porque en definitiva, esto es tan solo lo que la medicina alopática nos puede ofrecer:

 Poner parches que a largo plazo provocan alteraciones en el organismo y que terminan conduciendo a un desequilibrio más severo.

De ahí que la mayoría de las enfermedades se hayan convertido en crónicas.

Se pronostica que para el 2020, 157 millones de estadounidenses estarán afectados de enfermedades crónicas.

Hoy en día, no interesa curar sino cronificar. De esta forma las farmacéuticas se frotan las manos y los principales partidos políticos de pasada también, ya que estos tienen a su vez garantizada la financiación de sus campañas electorales, por las farmacéuticas y por asociaciones medicas. En definitiva ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Y en este vandalismo médico y político sálvese el que pueda.

No olvidemos que las farmacéuticas son la segunda industria más importante después del petróleo.

Cuando Fabi tenía unos once años, empezó con un cuadro de alergias que como bien dice Eva Caballé
¿Qué se sabia entonces de las alergias?

Estas alergias a su vez, terminaron por provocarle sinusitis.

Respuesta mèdica:  supresión de los síntomas

En la adolescencia esa sinusitis se fue convirtiendo en un proceso asmático, (de nuevo supresión de los síntomas con broncodilatadores)

Más tarde dermatitis...

Recuerdo perfectamente que en aquella época lo visito un neumólogo que se suponía que era de buena reputación. Cuando le comentamos que casualmente desde que empezó con los broncodilatadores le había salido un eczema en la cara, y le preguntamos si podían tener relación entre si, su respuesta fue rotunda.

- No...

Ni se inmuto, eso no iba con su especialidad y su única respuesta fue que lo visitara un dermatólogo. Eso hicimos y este nos dijo que era de tipo nervioso.

Pero ante la desconfianza que tanto uno como otro nos causó, fuimos informándonos como pudimos, pues estamos hablando de muchos años atrás y no disponíamos de la información a la que ahora tenemos acceso, pero aún así, no tuvimos que indagar mucho para comprobar la relación que presentaban entre si. En el momento que mejoraron los síntomas respiratorios, la piel que es el órgano de mayor superficie de nuestro cuerpo se convierte en una vía de escape para eliminar la toxicidad.

Este es, a nuestro entender, el gran problema de la medicina:  “la especialización”

Tratando el cuerpo humano por partes, olvidándose por completo del concepto de unidad, paliando los efectos sin preocuparse de las causas.

¿Por qué, nos preguntamos? ¿Cómo es posible que todos esos síntomas se trataran por separado teniendo una relación tan estrecha?

Que alegremente se dice hoy en día “es de los nervios” debido a la corriente de libros de crecimiento personal que no hacen sino repetir lo que grandes pensadores ya dijeron a lo largo de la historia y que ahora se utiliza de forma simplista (todas las enfermedades son de tipo emocional).

Cierto es pero, ¿me pregunto de que manera conseguimos vivir en un estado de salud y equilibrio, con tantos elementos contaminantes que poco a poco van alterando nuestra energía vital...?



Químicos que nos han envenenado lenta y progresivamente con la complacencia de nuestros políticos.





¿De que manera podemos vivir con sentido en el mas absoluto de los sinsentidos...?

Por supuesto que es emocional, porque son esas emociones las que han llevado a la humanidad al punto en que nos encontramos. Todos somos responsables.

Sin embargo, cuando eres tú el que padeces una de estas enfermedades, toda la carga cae sobre ti, haciéndote responsable y culpable de que la hallas contraído.

Unos meses antes de que comenzaran sus dolores de espalda, tuvo una fuerte crisis alérgica y decidió vacunarse por primera vez y si bien mejoró su alergia, poco después, la enfermedad comenzó a manifestarse en toda su intensidad. Fue como si los numerosos y distintos síntomas que se habían manifestado aisladamente a lo largo de los años, decidieran unirse definitivamente como posible consecuencia de aquella vacuna.

Por lo que respecta a Fabi, siempre llevo una vida normal, dentro de las limitaciones e incomodidades que conlleva padecer esas patologías de tipo alérgico.

Las alergias siguen en aumento con cifras realmente alarmantes la mayoría de niños desde bien pequeñitos ya empiezan con los broncodilatadores y de esta forma comienza el círculo vicioso.

Leer a Eva Caballé, nos hizo ver con claridad que Fabi también padecía SQM y esta creció junto a él aunque no llegó a manifestarse con el mismo rigor que en Eva.

La indignación te domina cuando compruebas también en los libros de Clara y Eva, que el maltrato y humillación, la sinrazón que sufrió Fabi la viven cientos de miles de personas en nuestro país. Él no tuvo que pasar por ningún tribunal medico, porque cuando volvió a la doctora de cabecera con el diagnostico de la privada, le daban un año y medio para que lo visitaran en una unidad especial ¡increíble! pero cierto.

Luego te indican la importancia que supone no alargar los diagnósticos para poder atajar la enfermedad cuanto antes.

Y las autoridades sanitarias no solo no hacen nada para evitarlo si no que además, con su negación, favorecen el engaño.

En Internet afloraban las “curaciones milagrosas” que “eminencias médicas” parecían haber encontrado.

El recorrido fue largo: osteópatas, homeópatas, reumatólogos, traumatólogos, acupuntores, dietistas, terapia neural, quiromasajistas, fisioterapeutas, infiltraciones de ozono y una larga lista más de especialidades.

Las terapias adquirían nombres cada vez más extraños como por ejemplo la de unos médicos de Manresa llamada “tomatis” que aunque pueda parecerlo, nada tiene que ver con esa rica hortaliza.

Quede claro que estos comentarios no tratan de desacreditar ninguna de estas especialidades que estamos mencionando que sin duda son de una gran utilidad en otro tipo de enfermedades e incluso es posible que, de algún modo y aunque tan solo sea para conseguir una mejoría, también para la fibromialgia. Nuestra crítica va especialmente dirigida a aquellos que utilizan el engaño tras el amparo de estas especialidades.

Casi todas las personas que sufren estas dolencias están mejor informadas que los mismos profesionales. Lo podemos ver con claridad en Eva Caballé o por ejemplo, en Clara Valverde, Marifé Antuña y por supuesto, podríamos poner una larga lista de personas como las mencionadas. Todas ellas grandes luchadoras, que ante la desatención, tuvieron que buscar y comprender lo que les ocurre por sus propios medios.

Y claro, cuando acuden a una consulta de cualquiera de las especialidades mencionadas y ven los despropósitos de quien las atiende, no pueden evitar corregir al facultativo, algo que parece molestarles pues supuestamente son ellos los informados y los que a su vez pueden manipular la información de que disponen y por esa razón, les recomiendan que no se conecten a Internet, catalogando a estas personas de cibercondríacos o aquejadas del síndrome del paciente informado.

Somos conscientes de los límites de la medicina que no son más que el reflejo de nuestras propias limitaciones. El problema viene por la falta de humildad para saber reconocerlos pues considerándose omnipotentes pierden de vista al ser humano.

Cuando Fabi fue diagnosticado después de dos años y medio de recorrido, ya estaba agotado y no le supuso una tranquilidad precisamente ese diagnostico ya que junto a este, lo acompañó una sentencia.

- La FM no tiene cura...

Acepta que a partir de este día, ya no podrás hacer la vida que has llevado hasta ahora.

Por ello duele que algunos aseguren curar algo que ellos saben de antemano que no es así. Pero el enfoque que hacen o las expectativas que ofrecen al paciente, generan falsas esperanzas con el consiguiente y lógico derrumbe posterior cuando pasa el tiempo y comprueba que sigue igual o peor.

Del mismo modo, también queremos dejar constancia que nuestra denuncia no está dirigida a todo el colectivo médico puesto que eso sería una grave injusticia y faltaría a la verdad. Sabemos positivamente que son muchos los que están intentando descifrar las posibles procedencias de estas enfermedades y que intentan por todos los medios encontrar soluciones para tantas personas que las padecen.

Aunque aún sean una minoría.

Continuaremos en  otra ocasión, comentando el duro e injusto camino que tuvo que sufrir nuestro hijo.

jueves, 12 de julio de 2012

MAL TRATO EN LA SANIDAD PÚBLICA

Sin duda, podríamos contar cientos de miles de experiencias como la que vamos a relatar. Esta es una más como ejemplo, del maltrato a que nos someten en demasidas ocasiones la medicina pública, que en esta ocasión, le ocurrió a una mujer con 54 años que asistió a urgencias ambulatorias por el fuerte dolor que tenía en la ingle.

Ir a nuestra sanidad cuando estamos enfermos, es una incógita por la incertidumbre de como seremos atendidos. Nos sentimos inseguros y preocupados pues son ya demasiadas experiencias desagradables las que hemos vivido tanto en urgencias como en las visitas ordinarias.

Largas horas de espera que sirven para comprobar la descoordinación existente y por la que te hacen la misma prueba en dos ocasiones y una larga lista de despropósitos, que por supuesto cuestan dinero y que además, lo pagamos nosotros.

Todo esto para obtener pobres resultados y para que su majestad, se sienta orgulloso -enlace de nuestra sanidad que, cuando no está cazando elefantes, visita de cuando en cuando nuestros hospitales.

El estado de indefensión que uno siente cuando te maltrata alguno de estos medicuchos, es enorme y cuando protestas como en el caso que presentamos, te llaman maleducado...


Quizás estos médicos quisieran unos pacientes mudos que acaten cuanto dicen sin protestar y sin considerar que lo que está escuchando es un error o simplemente que tiene dudas de que sea así.

¿Quizás quieren que el paciente ignore sus derechos...?

Solo le queda a uno el recurso de protestar por escrito aunque se dude de que sirva de algo puesto que ni tan siquiera tenemos el derecho de que se nos facilite el nombre de la brillante doctora que atendió a la persona que escribe la denuncia que presentamos a continuación.

Esto ocurrió en el ambulatorio de Igualada, del passeig del Mossen Jacint Vergader, ubicado frente a la estación de ferrocarril,

"Mi denuncia va dirigida a la doctora X cuyo nombre no me ha sido facilitado por razones que desconozco.

Tras meses de pruebas recomendadas por la Doctora Espinós, que en ningún momento dudó porqué era evidente que tenía un bulto en la ingle a pesar de que no se obtenían resultados, en dichas pruebas ella insistió porque el bulto era evidente.

En espera de la visita al cirujano, el dolor fue en aumento en pocos días y ante mis temores y siempre cumpliendo el protocolo (pues antes llamé por teléfono explicando mi caso, y me aconsejaron, que acudiera a las urgencias del ambulatorio…), donde me atendió, la mencionada doctora la cual, no pudo atenderme de manera más humillante y despectiva hasta tal punto, que supera con creces cualquier comparación en ese sentido en este colectivo.

Es lícito que un médico se equivoque pero no, que ponga en duda lo que dice el paciente de la manera que ella lo hizo, ante una persona, que se sentía preocupada y por ello, vulnerable, ocasionado por la duda de lo que le pasaba.

Me dijo después de tocarme muy levemente, que no tenía ningún bulto y ante mi insistencia, me tocó una segunda vez más levemente todavía y continuó en su postura añadiendo frívolamente “que todas las mujeres teníamos bultos ahí”.

Viendo que no quedaba conforme con su trato indigno y su “diagnóstico”, terminó diciendo “no sé por qué insistes ya que en las pruebas que te hicieron, no ha salido nada…”

Era evidente que pretendía hacerme más pequeña para ella tomar fuerza en su posición y utilizando sus supuestos conocimientos.

Ante mi indignación por el trato recibido (no por su equivocación…), no pude evitar alzar mi tono de voz pero sin faltar al respeto, en ningún momento. Su reacción fue, decirme que era una maleducada.

Tan solo quería atención y esta persona, apenas me miró a la cara.

Días después, fui operada de DOS HERNIAS.

Mi pregunta es: ¿Qué hubiera ocurrido si hubiera creído el diagnóstico de esta doctora actuando de modo normal, y se hubieran estrangulado estas hernias…?"

¿Qué seguridad pueden ofrecernos estos médicos...?